HOME PAGE » Lo que hacemos
 

          Como cristianas estamos llamadas a participar en la misión redentora de Cristo, y convirtiéndonos a Dios nosotras mismas y otros con el poder del Evangelio, salimos del pecado. Tenemos la responsabilidad, en la fe y en el amor, de promover la dignidad humana y trabajar por la causa de la justicia.


          Hacemos un esfuerzo especial para ser portadoras de paz dondequiera que estemos y en todo lo que hacemos, con nuestra actitud y respuesta a las exigencias de las bienaventuranzas. Llevamos la paz cuando servimos con sencillez y alegría de corazón. Desarrollamos nuestra misión con los servicios que surgen de nuestra comunidad orante, de nuestro amor fraternal y de nuestras decisiones capitulares. Tenemos presente que somos enviadas para llevar la Buena Nueva no sólo con el servicio que ofrecemos, pero sobretodo con la oración, ejemplo de nuestra vida y de nuestra misma presencia.

          Impartimos el mensaje de Cristo en nuestras escuelas mediante la educación integral de la persona en una atmósfera de comunidad cristiana, educando a los que servimos para que asimilen en sus propias vidas las verdades religiosas que han aprendido. Extendemos nuestro servicio educacional más allá de la escuela con diversos programas de instrucción religiosa y en otras áreas según la necesidad. Cuando servimos a los enfermos y débiles, comunicamos el mensaje evangélico por medio de nuestro amor y comprensión.


          Desempeñamos otros tipos de servicio social según las exigencias de los lugares y tiempos. De acuerdo a nuestro interés por los demás infundimos esperanza a los que están heridos por el dolor, la soledad y por el peso de la injusticia. Motivadas por el celo de la Iglesia para la evangelización del mundo entero, algunas de nosotros se dedican a las actividades misioneras.

LO QUE HACEMOS